El Ciclo del Sueño

NREM1 NREM2 NREM3 NREM2 REM NREM2 NREM3

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración simplista del ciclo del sueño

Cuando duermes realizas un ciclo una y otra vez, atravesando una serie de fases - que se agrupan dentro del sueño NREM - hasta finalmente llegar al sueño REM y volver a empezar. Estos dos últimos términos en mayúsculas son los acrónimos en inglés para “sin movimiento ocular rápido” y “(con) movimiento ocular rápido”, respectivamente.

La primera diferencia entre ambos estados es ahora bastante evidente, durante el sueño REM nuestros ojos se mueven involuntariamente de un lado para otro dentro de las cuencas, lo que no ocurre en el sueño NREM. Otra de las grandes diferencias es que durante el sueño NREM, y en comparación tanto con la vigilia como con el sueño REM, la lectura del electroencefalograma (EEG) muestra ondas de mayor amplitud y menor frecuencia.

Desde que te acuestas hasta que llegas por primera vez al sueño NREM más profundo la amplitud de estas ondas crece constantemente y su frecuencia disminuye acordemente. Las ondas se han clasificado en cinco categorías que, de mayor a menor frecuencia, son los siguientes.

  • Ondas Beta: Con una frecuencia en un rango de 15Hz a 60Hz y una amplitud de 30µV, son el tipo de ondas que se registran cuando el sujeto está despierto y alerta.
  • Ondas Gamma: Se piensa que están relacionadas con la consciencia, esto es, la creación de conexiones entre varias partes de cerebro para formar conceptos coherentes. Ocupan un rango de 35Hz a 60Hz y su amplitud es similar a la de las ondas de la categoría anterior.
  • Ondas Alpha: Tienen un rango de frecuencias de 8Hz a 12Hz, una amplitud de 30µV a 50µV y se hallan en personas que aún están despiertas pero profundamente relajadas.
  • Ondas Zeta: Están relacionadas con la memoria y las emociones. Su rango de frecuencias es de 4Hz a 8Hz y la amplitud oscila entre 50µV y 100µV.
  • Ondas Delta: Las de rango de frecuencia más pequeño, desde 0.5Hz hasta 4Hz, con una amplitud en algún lugar entre 100µV y 200µV. Son las ondas que se observan en individuos en un sueño profundo o en coma, la siguiente categoría sería la de muerte cerebral.

Esta es la base sobre la que se han definido las cuatro fases del sueño NREM. Obviamente, la progresión hacia un sueño cada vez más profundo es un proceso gradual y continuo, pero esta distinción en fases nos ayuda a hacernos una idea del funcionamiento del sueño 1 .

La primera fase del NREM comienza tan pronto como te acuestas y cierras los ojos, durando entre tres y quince minutos. Mientras te vas quedando poco a poco dormido, las ondas Beta son reemplazadas por las Alpha y al poco tiempo aparecen las Zeta. Tus reacciones a estímulos exteriores disminuyen en número, pero aún es muy fácil despertarte.

La segunda fase del NREM es una de sueño liviano caracterizada por las ondas Zeta, que son a veces interrumpidas por ondas de alta frecuencia llamadas husos del sueño. Es raro que respondas ante estímulos visuales o auditivos durante los diez o veinte minutos que dura esta fase, aunque aún es posible despertarte con facilidad.

La tercera fase del NREM marca el comienzo del sueño profundo y en ella predominan las ondas Delta, los husos del sueño se dan raramente. Dura una media de diez minutos la primera vez que realizas el ciclo del sueño y en ella los músculos aún tienen algo de tono. La respuesta a estímulos externos es casi nula a no ser que tengan un significado personal fuerte, como el sonido de tu nombre o el llanto de tu hijo.

La cuarta y última fase del NREM es la más profunda, en ella el EEG está dominado por las ondas Delta y la actividad neuronal es mínima. La temperatura del cuerpo se ve reducida, respiras menos y más lentamente, tu corazón palpita más despacio y la presión sanguínea cae. En el primer ciclo del sueño puede durar hasta tres cuartos de hora, pero se acorta conforme completamos ciclos. Es de los momentos más difíciles para despertar a alguien y cuando se pueden dar episodios de sonambulismo.

Recientemente se han combinado estas dos últimas fases del sueño en una sola, por lo que el sueño NREM oficialmente consta tan solo de tres fases. Entre todas ocupan aproximadamente un 75% del tiempo que dormimos y las más importantes son las dos últimas; durante las cuales recuperamos energía, regeneramos tejidos y reforzamos nuestro sistema inmunitario.

El sueño REM ocurre por primera vez unos noventa minutos después de dormirte y dura más o menos diez minutos. Con cada ciclo completado, la fase REM del sueño se hace más larga y el NREM se acorta hasta tal punto que la primera puede durar toda una hora.

Como (futuros) soñadores lúcidos, es esta parte del sueño la que más nos interesa ya que en ella se sueña y por lo tanto podemos cobrar lucidez. Esto no viene a decir que no sea posible soñar en NREM, pero los sueños que se dan entonces suelen ser menos adecuados para nuestros propósitos.

A la fase REM también le caracteriza una parálisis parcial del cuerpo llamada atonía del sueño, un aumento en la frecuencia cardiaca y respiratoria, y unas lecturas del EEG muy similares a las de la vigilia, que le dan el sobrenombre de sueño paradójico. Se piensa que la principal función de esta clase de sueño es la consolidación de la memoria.

De media, el primer ciclo del sueño dura entre setenta y cien minutos mientras que los siguientes se extienden por intervalos de entre noventa y ciento veinte minutos. Es también importante saber que, independientemente del orden en el que hemos presentado aquí las distintas fases, el ciclo de sueño progresa de la siguiente manera: Comienza en la primera fase del NREM, continua con la segunda y tercera, para luego volver a la segunda. De la segunda pasa al sueño REM, seguidamente repitiendose la segunda y empezando de nuevo el ciclo, ignorando la primera 2 .

Además, el ciclo del sueño puede variar en muchos de sus aspectos afectado por factores como la edad, la cantidad de sueño previo, el momento del día o de la noche relativo al reloj interno del individuo, actividades previas al sueño, estrés, temperatura…