Parasomnias

La temida parálisis del sueño y sus amigos

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración de Freddy Krueger

Parálisis del Sueño

La parálisis del sueño es una condición bastante rara, en cuanto al número de personas afectadas se refiere, ya que tan solo afecta al 7.6% de la población. Esto no quiere decir que una de cada diez personas la experimente con frecuencia, la cifra hace referencia al porcentaje de personas que ha tenido que pasar por ello por lo menos una vez en su vida 1 .

No suele ser una experiencia agradable. En el artículo sobre el ciclo del sueño explicaba cómo durante la fase REM del sueño se produce una parálisis parcial del cuerpo que recibe el nombre de atonía del sueño. Pues bien, la atonía del sueño es lo que el afligido por la parálisis del sueño experimenta de forma consciente.

Durante la fase REM del sueño estamos inevitablemente soñando, pero no siempre hay una disociación completa de la mente y el cuerpo. ¿Recuerdas ese sueño en el que no podías correr más rápido por mucho que lo intentases? ¿Una sensación de pesadez que te impedía moverte cómodamente? Es difícil hacer movimiento alguno cuando tus músculos no responden; Intentabas realizar el escuerzo con tu cuerpo real.

Si llevamos esta situación al extremo comprenderemos porqué la parálisis puede ser tan escalofriante. En ella la disociación a la que hacemos referencia sencillamente no está presente. Pero por supuesto estamos soñando. ¿El resultado? El cerebro incorpora al sueño no solo la sensación de pesadez, sino también todas las demás percepciones corporales, de tal modo que podemos hablar de estar soñando despiertos.

La imposibilidad de moverse, o de tan siquiera gritar, genera un terror primario en el hombre que influye directamente en la clase de sueño que estamos teniendo. Este miedo puede manifestarse en el sueño de las formas más horribles, asustando aún más al soñante y creando un círculo vicioso del que es difícil salir.

Tal y como lo he planteado, no sería de extrañar que quisieses evitarla a toda costa. En tal caso deberías olvidarte de usar técnicas como la WILD, ya que es posible (aunque raro) que provoque que entres en un estado de parálisis del sueño. También convendría que rehuyeras la postura supina (bocarriba) pues se ha demostrado que la parálisis ocurre predominantemente cuando se está en dicha postura 2 .

Si alguna vez te encuentras paralizado en tu cama, lo primero es guardar la calma. Recuerda que está todo dentro de tu cabeza, no tiene que ser una experiencia escalofriante a la fuerza. Para liberarte más rápidamente puedes probar a ir moviéndote poco a poco o a alterar la frecuencia respiratoria que tu cuerpo parece querer imponerte. En cualquier caso, no debería durar más de unos pocos minutos.

Ahora bien, puede que quieras inducir una parálisis del sueño. Al fin y al cabo, en ella ya estás soñando, y en este caso lo sabes, por lo que técnicamente estás teniendo un sueño lúcido. Si en vez de luchar contra ella la aceptas y te relajas, para a continuación ir incorporándote poco a poco, conseguirás “restablecer la disociación” entre la mente y el cuerpo y ya no estarás atado de pies y manos a tu cama. Una vez esto suceda podrás levantarte y explorar libremente tu mundo de ensueño.

Más formalmente y a modo de resumen:

  • La parálisis del sueño es una parasomnia propia de la fase REM caracterizada por la inhabilidad de realizar movimientos voluntarios y una sensación de miedo o ansiedad.
  • La parálisis puede durar varios minutos y no afecta a los músculos respiratorios u oculares, es completamente reversible y puede incluir alucinaciones de todo tipo.
  • La imagen obtenida por EGG de un sujeto en este estado es muy similar a la obtenida durante la vigilia, pero presenta características propias del sueño REM.
  • Es perfectamente posible tener un sueño lúcido partiendo de una parálisis del sueño, pero la experiencia sigue pudiendo ser desagradable y en verdad es innecesaria.

Sonambulismo

El sonambulismo es un desorden del comportamiento algo más común que la parálisis del sueño, variando las estimaciones del número de afectados entre el 1% y el 15% de la población. No está directamente asociado con ninguna enfermedad psíquica o fisiológica y es mucho más común en niños que en adultos 3 . Especialmente propensos a ser sonámbulos son aquellos niños que además mojen la cama con frecuencia o sufran de apnea del sueño: la obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño por causas varias.

Tiene lugar en la fase de sueño profundo y resulta en el afectado realizando tareas más o menos complejas, aun cuando dormido. Suele ser difícil despertar a un sonámbulo y es normal que al hacerlo no recuerde nada de lo acontecido. En contra de algunas creencias populares, es perfectamente seguro despertar a un sonámbulo, tan solo se recomienda realizarlo con delicadeza para evitar sobresaltos.

Hay ciertas condiciones que propician el que se produzca un episodio, como la falta de sueño, haber consumido sedantes antes de acostarse, o tener fiebre. No existe un tratamiento específico, por lo que si experimentas síntomas de sonambulismo deberías consultar a un profesional y tomar medidas para prevenir posibles accidentes.

Trastorno del comportamiento REM

Es un miedo común el que soñando lúcido sea posible replicar las acciones que realizamos en el sueño en la vida real, como muchos creen que les sucede a los sonámbulos. Sin embargo, como ya hemos explicado, el sonambulismo sucede en la fase de sueño profundo del NREM y por lo tanto es imposible soñar lúcidamente en REM al mismo tiempo.

Aunque me temo que este miedo no está del todo injustificado. La parálisis parcial que acompaña al sueño REM e impide que recreemos nuestros movimientos del sueño en la realidad no sucede en aquellos que sufren del trastorno de conducta en fase REM. En efecto, si tienes este problema, todo lo que hagas y digas en tu sueño lúcido podría verse reflejado en tu yo que sigue durmiendo en la cama.

Por suerte esta parasomnia no es ni de lejos tan común como las otras dos que hemos estudiado y tiene fácil tratamiento.