¿Por Qué Soñamos?

Función fisiológica, biológica o psicológica

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración de Siegmund Freud

La pregunta de si los sueños tienen alguna función fisiológica, biológica o psicológica está aún por responder. Aunque teniendo en cuenta la enorme cantidad de tiempo que invertimos en esta actividad, no sería de extrañar que la tuviese y que fuese bien importante. ¿Pero cuál exactamente? Si bien hay muchas propuestas, no se ha logrado llegar a un consenso.

Antiguamente, ciertas civilizaciones pensaban que los sueños tienen un carácter mágico o religioso. Pero aquí nos vamos a centrar en las teorías occidentales más modernas, comenzando por la del padre del psicoanálisis: Sigmund Freud.

La teoría psicoanalítica de los sueños sugiere que estos son manifestaciones de nuestros deseos más profundos e inconscientes, pensamientos y motivaciones de los que no tenemos conocimiento. Según Freud, nuestros cerebros nos protegen de los instintos agresivos y sexuales más primordiales que en última instancia nos impulsan a actuar de esta o aquella manera. Aunque estos pensamientos son reprimidos por el cerebro mientras estamos despiertos, emergen a nuestra consciencia cuando soñamos.

En su libro La Interpretación de los Sueños, Freud escribe que los sueños se dividen en un contenido manifiesto y otro latente. El primero son las imágenes que percibimos en el sueño y el segundo el significado psicológico oculto que contienen. La teoría de este controvertido psicoanalista ha contribuido a la popularidad de la interpretación de los sueños, pero aún no se ha logrado demostrar que el contenido manifiesto en verdad oculte uno latente.

Más recientemente, John Allan Hobson y Robert McClarley postularon el modelo de la activación-síntesis según el cual los circuitos del cerebro son aleatoriamente activados durante el sueño REM y los sueños no son más que el mismo cerebro intentando dar algún sentido a estos impulsos 1 . Esta teoría sugiere que los sueños carecen de utilidad per se y son tan solo un efecto secundario de un fenómeno que no alcanza a explicar.

Hobson también toca el tema de la interpretación de los sueños y se opone a la postura de Freud en cuanto en que para él los sueños revelan mucho más de lo que ocultan. No existe un contenido latente, los sueños en realidad son muy transparentes.

A esta teoría se le suele objetar el hecho de que muchas veces los sueños tienen sentido, pueden seguir tramas sorprendentemente complejas, por muy ilógicas que sean. Hobson más adelante intentó reconciliar su teoría con esta crítica afirmando que los sueños tienen una razón neuroquímica y emocional de existir.

Otra propuesta es la de que los sueños son el resultado, o incluso una parte activa, del procesado de información que el cerebro lleva a cabo cuando dormimos. Despiertos, somos bombardeados por millones de estímulos que el cerebro necesita tiempo para organizar y seleccionar. Mientras tratamos esta información, creamos imágenes, impresiones y narrativas como consecuencia de, o para manejar, toda esta actividad 2 .

En esta ocasión sí que existen estudios que soportan la teoría, demostrando que los sueños están directamente relacionados con el modo que tenemos de formar memorias y que su contenido muchas veces se corresponde con aquello que es más importante para nosotros. Se ha probado que dormir una siesta ayuda con la consolidación de la memoria, lo que ha resultado en que la idea de que nos valemos de nuestros sueños para convertir las memorias a corto plazo en memorias a largo plazo gane momento en los últimos años 3 .

Hay muchas más teorías que intentan explicar el motivo por el que soñamos, como la que dice que los sueños son el resultado de los estímulos externos que percibimos cuando dormidos, o la que los ve como una forma de psicoterapia. Varios investigadores como Harry Fiss entienden los sueños como una ayuda para resolver problemas de la vida diurna y otros como un modo de prepararnos para hipotéticas situaciones de peligro en el futuro 4 .

Es probable que la realidad de los sueños sea una combinación de varios elementos de todas estas y más teorías, pero, a día de hoy, no hemos sido capaces de determinar cuáles.