¿Qué son los sueños lúcidos?

Experiencia subjetiva y realidad objetiva

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración de un soñador volando

En términos llanos, un sueño lúcido es aquel sueño en el que eres consciente de estar soñando mientras tiene lugar. Es saber, sin lugar a dudas, que la realidad en la que te encuentras es una creación de tu propia mente, lo que te permite ejercer un control directo sobre lo que sucede en el sueño y abre todo un mundo de posibilidades.

La mejor forma que tengo de explicarlo, basándome en mi propia experiencia, es que despiertas dentro del sueño y ganas consciencia de tu situación, de forma similar a como sucede en esos extraños momentos cuando detenemos el flujo de pensamientos que inundan nuestra cabeza constantemente, y sentimos como si hubiésemos estado sumergidos en aquello que estábamos haciendo hasta el momento para, de repente, emerger a un nivel mayor o más general de atención.

Sé que no lo he dejado extremadamente claro, pero puedes hacerte una idea de cómo se siente uno en un sueño lúcido ahora mismo. Tan solo haz lo que acabo de intentar describir: deja de leer este texto y observa tus alrededores – se consciente de lo que ves, oyes, hueles y sientes. Presta atención no solo a lo obvio sino también a lo sutil, siente las sensaciones de tu cuerpo, observa tus pensamientos. Simplemente, trata de experimentar cómo se siente el existir. Ahora, añade a este estado la certeza de que todo es creación tuya, de que te encuentras en lo que podría llamarse sin temor a exagerar la realidad virtual definitiva.

Y es que en ellos puedes hacer lo que quieras, no hay límites, ni consecuencias, si puedes imaginarlo puedes hacerlo. ¿Surcar los cielos a lo Superman? Por supuesto. ¿Darte una vuelta en tu flamante Ferrari de ensueño? Buen plan. ¿Pasar un buen rato con la persona de tu elección? No voy a ser yo el que te juzgue.

Pero su utilidad va más allá de la diversión. Puedes valerte de ellos para superar tus pesadillas, resolver problemas de tu vida diurna de forma creativa, mejorar tus habilidades en distintos campos... Además, no son más que un estado alterado de consciencia, ocurre todo dentro de tu cabeza. Es del todo seguro, mientras tú te diviertes y experimentas aquello que creías imposible, tu cuerpo descansa en la cama como cualquier otra noche.

¿Suena a que me lo estoy inventando, verdad? Nada más lejos. Varios estudios desde la década de los setenta han corroborado la existencia de los sueños lúcidos, a través de electroencefalografías, imagen por resonancia magnética funcional y el movimiento ocular de la fase REM. El primero de estos estudios tuvo lugar en 1975 cuando un para-psicólogo llamado Keith Hearne registró una serie de movimientos oculares realizados por un voluntario mientras dormía, que habían acordado previamente que reproduciría en sus sueños, nada más ganase consciencia dentro de ellos 1 .

El experimento de Hearne no recibió la atención que se merecía por parte de las revistas científicas principales del momento, por lo que pasó bajo el radar. En 1983, el doctor Stephen LaBerge lo replicó y publicó en la universidad de Stanford, ganando mucha fama dentro de este mundillo 2 . Dicho personaje es además el que creo la técnica de inducción de sueños lúcidos MILD e introdujo la llamada WILD.

Más recientemente, un estudio llevado a cabo en el Laboratorio Neurológico de Frankfurt en 2009 reveló un incremento en la actividad cerebral durante los sueños lúcidos, en comparación con el estado de sueño normal 3 . El aumento se observó en las zonas frontal y frontal-lateral del cerebro, relacionadas con la consciencia de uno mismo y sede del pensamiento lingüístico.

Aunque aquí en occidente empezásemos a prestarles verdadera atención hace relativamente poco, esto no quiere decir que en otros lugares y tiempos los sueños lúcidos no hayan tenido un impacto rastreable. La primera definición textual de los sueños lúcidos data de antes de 1000BC, con un claro y lógico tinte espiritual; Fueron investigados por los filósofos de la Antigua Grecia, siendo Aristóteles el primero de ellos en definirlos en su tratado Sobre Los Sueños; Siguiendo en la línea de los filósofos, Descartes escribió apasionadamente sobre sus sueños lúcidos y fueron uno de los motivos de su desconfianza hacia la percepción sensorial 4 .

Mientras tanto, en oriente, los budistas tibetanos han incorporado a su rutina desde hace siglos la práctica de la consciencia de uno mismo y el control dentro de sus sueños. El concepto de sueño consciente es algo, por lo tanto, aceptado y transcultural. También son útiles. Muchas de las cosas que se te puedan ocurrir hacer dentro de tu realidad simulada tendrán su repercusión en la vigilia, como veremos ahora. Además, la experiencia en sí misma es fascinante y la sensación de libertad exultante, por no mencionar lo divertido que puede llegar a ser.

El efecto de los sueños lúcidos que está más estrechamente relacionado con la vida diurna es el de mejorar tu habilidad en distintos campos, entrenando en tus sueños. Es posible mejorar en cualquier deporte o actividad, como se demostró en el estudio de Daniel Erlacher sobre el rendimiento de distintos individuos al encestar monedas en tazas de café. Puede sonar un poco tonto, pero los resultados fueron muy interesantes: Aquellos que practicaron dicha actividad en sus sueños el día antes de la prueba rindieron significativamente mejor que aquellos que no lo hicieron, aunque también ligeramente peor que los que practicaron cuando despiertos 5 .

Los sueños lúcidos pueden ser el momento idóneo para practicar un deporte o habilidad para el cual no tengas tiempo de día. Podrías incluso intentar aprender algo nuevo. Pero el alcance de sus beneficios no se limita a las habilidades físicas, pueden ser igualmente útiles a la hora de resolver problemas de forma creativa o encontrar inspiración.

Dentro de un sueño lúcido estás en contacto directo con tu subconsciente, la parte de tu ser que no controlas y de la que no eres consciente. Seguro que recuerdas algún sueño en el que te sucedió o viste algo que a ti nunca que se te habría ocurrido imaginar, he aquí el potencial creativo de los sueños lúcidos. Artistas como Salvador Dalí, Mozart o Beethoven recurrieron a sus sueños como fuente de inspiración y lo mismo puedes hacer tú.

Si lo que te falta no es inspiración, si no confianza en ti mismo, puedas valerte también de los sueños lúcidos para sortear este obstáculo. Digamos que quieres mejorar tu destreza para hablar en público, puedes recrear una charla dentro de tu sueño y ensayar a gusto. ¿Que tu problema es el miedo a las alturas? Salta desde un duodécimo piso. Tan solo asegúrate de estar soñando antes de hacer nada de lo que puedas luego arrepentirte, o no.

Los sueños lúcidos son una herramienta increíblemente versátil y una de las experiencias más divertidas y esclarecedoras que existen, que se encuentra al alcance de todos. Sin embargo, como con todo lo bueno, aprender a tener sueños lúcidos no es algo necesariamente fácil. Es por lo que escribo este blog, para intentar allanar un poco el camino.