EILD

Externally Induced Lucid Dream

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración de una máscara de inducción de sueños lúcidos

Debido a la relativa dificultad de inducir sueños lúcidos de forma natural, han surgido una serie de ayudas externas en forma de dispositivos, aplicaciones y audios que tienen como objetivo convertir un sueño no-lúcido en uno lúcido. Es importante saber que, al igual que con cualquier otro método, lo que funciona para unos no tiene porqué funcionar para todos. También hay que tener en cuenta que las siguientes son ayudas, no panaceas. No esperemos milagros.

De entre los dispositivos más populares encontramos unas máscaras que funcionan haciendo brillar luces sobre tus párpados cerrados mientras estás en sueño REM, dejando al individuo la tarea de entrenarse para reconocer las posibles integraciones de esta inesperada luminosidad al sueño.

Esto último puede suceder de distintas maneras, el que las luces sean rojas no quiere decir que vayas a soñar con luces rojas. Por ejemplo, si sueñas que estás navegando a través de un océano azul el agua puede que comience a brillar, o tal vez simplemente te deslumbre el sol. Hay algunas máscaras que además incorporan sonidos, siguiendo el mismo principio que con las luces: reproducirlos mientras sueñas para que se incorporen al sueño sin despertarte.

La forma de entrenarse para reconocer estas señales en los sueños es estar atento mientras despierto a luces de una intensidad inusual e inesperada. Siempre que te veas deslumbrado de forma repentina deberías plantearte seriamente la posibilidad de estar soñando. Por ejemplo, en un día soleado, al salir de una habitación oscura al exterior.

Una característica que no tienen todos los modelos que hay en el mercado es la capacidad de detectar el sueño REM, algo que normalmente se logra con un sensor de infrarrojos situado sobre los ojos. Una máscara de este tipo que no sea capaz de detectar cuándo sueñas puede llegar a convertirse en poco más que un despertador amarrado a la cabeza, algo que sin embargo puede incluso resultar útil.

De no atinar a programar la máscara para que haga brillar las luces en REM, lo que es más que probable debido a la naturaleza del ciclo del sueño, estas podrían despertarte. Si lo logran y resulta que despiertas habiendo dormido ya unas pocas horas, podrías aprovechar la oportunidad para intentar inducir un sueño lúcido por otros medios.

La máscara Remee llegó en 2012 anunciándose como la nueva generación de máscaras de sueños lúcidos y rápidamente se convirtió en uno de los modelos más populares, gracias a características únicas como la posibilidad de configurar la intensidad de las luces. Con todo, carece de algo que muchos consideran indispensable en una máscara de esta clase: la capacidad para detectar el sueño REM.

La Rem-Dreamer combina esto último con mucho de lo que hace destacar a la máscara Remee, lo que la convierte en un modelo claramente superior, a un precio dos veces mayor. Como añadido, permite que exista una comunicación en ambos sentidos, de tal modo que el usuario puede señalarle mediante movimientos oculares que sabe que sueña y la máscara dejará de hacer señales para evitar despertarlo.

Estos son dos de los modelos más populares que se encuentran actualmente en el mercado, pero hay otros en desarrollo que prometen y que puede que hagan merecer la pena esperar un poco en vez de hacer una compra potencialmente peor.

Es el caso de Aurora, una diadema que da un vuelco al modo tradicional de determinar si sueñas, para lo que se vale de un lector de EEG y un sensor de movimiento. Este innovador dispositivo intentará volverte lúcido en tus sueños usando luces y sonidos, ambas cosas configurables desde una aplicación móvil en la que encima podrás consultar los datos registrados por Aurora durante la noche.

Por encima de todas las demás en funcionalidad nos encontramos con la máscara Oneirics, que combina los sensores de infrarrojos y la comunicación bidireccional de la Rem-Dreamer con el sensor de movimiento y las alertas por audio de Aurora. Si a esto le sumamos las alertas por vibración, la monitorización de la respiración y los cientos de combinaciones posibles de patrones de luces para hacerte saber que sueñas, nos daremos cuenta de que nos encontramos ante un dispositivo que tiene el potencial de encontrarse años luz por delante de sus competidores.

Como complemento a la máscara la compañía detrás propone una pulsera que vibra durante el día para decirte que debes de comprobar la realidad, a modo de recordatorio. Ambas la máscara y la pulsera son configurables a través de una aplicación móvil y entre las dos costarán unos 340€.

Si te ha interesado el concepto de una pulsera que vibre para recordarte que debes de preguntarte si sueñas, pero el precio al que la ofrece Oneirics te parece excesivo, tal vez deberías optar por la MiBand. Una pulsera que ofrece una relación calidad precio insuperable y es altamente personalizable, yo tengo una y no puedo sino recomendarla.