WBTB

Wake Back To Bed

EddydpylEduardo del Palacio Lirola
Ilustración de un reloj con zetas

Conforme completamos ciclos del sueño a lo largo de la noche, nuestros periodos de sueño REM se alargan al mismo tiempo que los de NREM se acortan, lo que significa sueños más largos y frecuentes. Es el motivo por el que siempre es recomendable dormir unas cuantas horas antes de inducir un sueño lúcido directamente desde la vigilia, esperar casi noventa minutos sin moverse para después soñar tan solo diez sencillamente no compensa.

Pero este acto de levantarse antes de tiempo y volver a dormirse no es tan solo útil con la técnica WILD, la realidad es que independientemente del método que escojas tus posibilidades de tener éxito incrementan exponencialmente. Incluso puede que tengas un sueño lúcido por el mero hecho de despertarte y un rato después volver a dormirte, debido al estado incrementado de alerta en el que te encuentras previo a comenzar a soñar.

Para realizar esta técnica debes de despertarte una vez has dormido lo suficiente como para no necesitar de más sueño profundo, sin llegar al punto de dejar de tener sueño. Normalmente hablamos de entre cuatro y siete horas, aunque varía de persona a persona y depende de demasiados factores como para permitirme especificar un rango más concreto, tienes que experimentar por tu cuenta y descubrir qué es lo que mejor funciona para ti.

Otra cosa que debes de determinar es cuánto tiempo permanecer despierto antes de volver a acostarte. Como norma general, cuanto más tiempo permanezcas despierto, mayor la probabilidad de soñar lúcido, aunque también puede incrementar la dificultad para dormirse de nuevo. En este caso, lo más comúnmente recomendado es estar despierto entre cinco minutos y una hora, de nuevo a discreción del lector. Mi consejo es que no te dispongas a dormir por lo menos hasta que seas capaz de pensar con claridad, hasta que tu mente se encuentre completamente presente en el aquí y ahora y no ocupada con pensamientos e imágenes aleatorias, reminiscentes de lo que soñabas antes de despertar.

Una buena forma de emplear este tiempo es leyendo sobre los sueños lúcidos, o haciendo cualquier otra actividad que guarde relación. Evita aquello que sabes que te quita el sueño e intenta mantenerte relajado pero alerta. Puedes combinar esta técnica con prácticamente cualquier otra para aumentar tus posibilidades de tener un sueño lúcido, tan solo ten en cuenta que puede que pierdas algo de sueño, por lo menos hasta que descubras el tempo idóneo.